jueves, 15 de enero de 2015

Eres lo que haces: 10 formas de mejorar tu lenguaje corporal

El lenguaje corporal es mucho más que donde pones tus manos. Incluye expresiones faciales, la posición del cuerpo, hábitos, gestos de los ojos, la forma en que te tocas a ti mismo y a los demás, e incluso la forma de respirar.



Muchos de nuestros gestos son de forma subconsciente, y también el hecho de leer los gestos de otras personas, es de forma inconsciente.

Pero el lenguaje corporal, o nuestro control sobre él, también puede ser consciente. Identificando los hábitos que tienes que no te sirven de nada y adoptando nuevos hábitos.

Tu puedes mejorar consciente tu lenguaje corporal, y por tanto, tu capacidad de comunicación.

Advertencia: Recuerda que no existe un gesto universal. Aunque los brazos cruzados pueden indicar un bloqueo de comunicación, también puede ser que la persona busque entrar en calor o le parezca cómoda esa forma de sostener los brazos. Frotarse los ojos podría significar frustración, o simplemente podría ser que estás cansado o te pica el ojo.

Trata de no leer el lenguaje corporal demasiado literal.


10 formas de entender y mejorar tu lenguaje corporal

1. Presta atención y conciénciate de tus gestos
Para mejorar el lenguaje corporal debes ser consciente. Comienza a prestar atención a todo lo que haces, y cuando lo haces. Por ejemplo, cuando estoy nerviosa tiendo a tocarme con la mano, la punta de la nariz. Es algo que me resulta inevitable.

2. Estudia los gestos de otros
Observa a otras personas, especialmente a aquellos a quienes admiras.
¿Qué gestos suelen hacer en público y en qué situación? ¿Qué se puede aprender de ellos?

3. Sé consciente de cómo cruzar los brazos y las piernas
A muchas personas les gusta cruzar los brazos o las piernas, ya que les resulta una postura cómoda, así que es inútil decir que no puedes hacerlo. Si quieres cruzar las piernas, hazlo, sólo debes ser consciente de la dirección hacia donde las cruzan, asegurándote, por ejemplo, de cruzarlas hacia la persona con la que hablas, si estás manteniendo una conversación.

Cuidado: si cruzas las piernas, apoyando el tobillo que descansa sobre la rodilla, puede ser visto como ser terco o arrogante.
Si a la hora de cruzar los brazos, agarras tu hombro opuesto o el codo, o sostienes una copa en la mesa con la mano opuesta, estos signos muestran falta de confianza o el cierre de tu cuerpo (y mente) a la conversación.

4. Mantén el contacto visual 
La mirada es la ventana del alma, y lo que haces con ellos comunica mucho.
En algunas culturas, mantener el contacto visual ancianos o extraños es una falta de educación, e incluso, es considerado como una amenaza o falta de respeto.
Pero en el mundo occidental, dno debes tener miedo de mirar a alguien a los ojos. No sólo vas a decir mucho al hacerlo, sino que también, puedes aprender mucho.

5. Empatiza con los demás siendo su espejo 
Si estás sentado o de pie frente a alguien, refleja su posición del cuerpo, haz que coincida con su tono, y lleva el mismo ritmo de la conversación. No lo hagas de forma obvia o forzada.
Un sutil reflejo con su posición o con su expresión, puede crear una sinergia y conexión entre ambos.

6. Relaja tus hombros
Cuando sostienes los hombros cerca de las orejas, estas mostrando tensión, y harás que la persona que tienes enfrente se ponga nerviosa o igual de tensa que tu.

7. No inclines (demasiado) la cabeza 
Aunque una ligera inclinación de cabeza puede indicar interés, inclinar demasiado la cabeza indica sumisión.

8. Cuidado con los apretones de mano
No hace falta que le exprimas la mano a tu nuevo amigo, pero un buen apretón de manos es bien entendido. Deberías tratar de coincidir con el apretón de manos que tu conocido te haga.

9. Cuidado con el "nerviosismo táctil"
Cuando estamos inmersos en una conversación o situación en la que no nos sentimos cómodos, tendemos a toquetear cosas, la pajita de la Coca-cola, tu pendiente, el pelo, la punta de tu nariz (como es mi caso)... Estos signos muestran nerviosismo y, también una distracción para los demás.

10. ¿Dónde pongo las manos, pues?
Cuando colocas los brazos detrás de la espalda con las manos cruzadas es una señal de confianza. Una posición genial para hablar en público. Por el contrario, cuando sitúas tus manos en los bolsillos puede sentirte cómodo, pero también estás indicando aburrimiento o exceso de confianza.


CONCLUSIÓN

Ahora que eres consciente de las cosas que haces y no haces, y porqué, respira profundo y relájate. Ajustar tu lenguaje corporal puede parecer antinatural en un principio, así que no lo fuerces demasiado. Concienciándote de esto y aplicando estas técnicas lentamente, con el paso del tiempo, podrás comunicar lo que quieras, tanto con palabras, como con gestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Volver